El sistema económico imperante ha desfrozado los avances conseguidos con mucho esfuerzo y dolor en la historia reciente de los trabajadores, hombres y mujeres. Unos pocos se han hecho mucho más ricos y otros muchos más pobres: la brecha a agranda. Y esto va claramente contra el proyecto de Dios de que sus hijos sean dignos y libres.

Clica:

Tienes aquí la opinión de un sindicalista