Un total de 6.007 personas murieron en 2023 intentando llegar a Canarias en pateras o cayucos, una media de 16 cada día, una cifra sin precedentes que triplica los registros del año anterior, cuando perecieron en la misma ruta 1.784 migrantes

Es el balance que hace el colectivo Caminando Fronteras en la nueva edición de su informe Monitoreo Derecho a la Vida, presentado ayer en Madrid, que sitúa al 2023 como el año “más mortífero” desde que la organización recopila registros, en 2007, con 6.618 víctimas en las rutas marítimas con destino a España.

– SEGUIR LEYENDO: DIARIO DE AVISOS