Por su parte, el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, ha destacado que «la visita ha sido muy agradable, estimulante y acogedora»

Esta visita para mí es positiva para meter una luz y una esperanza para que Canarias no se encuentre sola ante este problema de la migración”. Son las primeras palabras de José Mazuelos, obispo de Canarias, tras el encuentro con el Papa Francisco este lunes en el Vaticano.

La delegación estaba formada por los tres obispos de las Islas Canarias: Bernardo Álvarez, de la diócesis de Tenerife, José Mazuelos de la diócesis de Canarias, Cristóbal Déniz, obispo auxiliar de la diócesis canariense, y cuatro representantes del gobierno canario encabezados por su presidente, Fernando Clavijo.

El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, ha subrayado que “la visita ha sido muy agradable”: “El Papa se ha interesado por todas las cuestiones de la migración y especialmente ha hablado personalmente con el presidente de gobierno de Canarias, que le ha dado todos los informes precisos y la visita ha sido muy estimulante y acogedora”.

– SEGUIR LEYENDO: COPE